Un Norte

Mentoring es la nueva metodología a la que hoy se acogen muchos ejecutivos y empresarios para alcanzar metas y hallar un camino claro hacia la consecución de un proyecto de vida. 

Hay una realidad que llama la atención a cientos de sicólogos y terapistas: cada vez más la gente no le encuentra sentido a su vida y a lo que  hace, y así mismo, tampoco sabe con certeza  qué camino seguir para hallar ‘aquello’ que la haga feliz y  que pueda significar su gran proyecto, su misión. Muchos,  inclusive, no saben qué trabajo los haría felices. Se vive un momento en el que la velocidad y el consumismo le han dado un valor sobredimensionado al éxito. Y, sin saber cómo, todos quieren llegar allá.

De ahí el auge de terapias y fórmulas para alcanzar justamente el éxito, pues se vive un mundo en el que las personas alaban a los triunfadores. Pero el riesgo en esa meta está en que muchas veces se privilegia más la acción y los resultados, y no el proceso. Vivimos en un país donde las  personas todo lo quieren de inmediato y poco entienden de planeación. El Mentoring es una metodología que ha tomado mucha  fuerza en los últimos años, pues es una forma de orientación en la que, literalmente, un mentor guía los pasos hacia la meta que se busca.

Mario Huertas, Mentoring Ejecutivo Empresarial, explica que el papel es casi como el de un padre con sus hijos, de hecho, nuestros progenitores son los primeros mentores que tenemos. “Es la persona que propone soluciones, que transmite su experiencia y conocimiento con el fin de enriquecer la formulación de metas, proyectos, visiones. El mentor te forma en el manejo de las emociones, porque el conocimiento humano no llega solo por información, sino también con ejemplo.

El éxito en el Mentoring

Según Huertas, esta metodología hace que la persona entienda que las decisiones emocionales no permiten ver con claridad el camino hacia el éxito. “Solemos pensar que solo hay una forma de lograr el éxito. No tenemos tiempo de pensar ‘quién soy’, ‘qué quiero’ y ‘qué puedo aportarle a la humanidad’. Nos han vendido el éxito individual y no el colectivo, no el que sirve a los demás y construye. Los grandes proyectos han surgido de aportarle a la sociedad bienestar y prosperidad, un éxito asociado a la posesión, al tener y no al ser”. De ahí la importancia de planear. El futuro se construye hoy, no mañana, pero todo es un proceso.

Uno de los primeros grandes pasos en el Mentoring, señala el experto, es lograr que la persona transmita verdaderamente lo que la hace feliz. Ese es un descubrimiento que echa mano de los recuerdos y las experiencias felices. “Los seres humanos somos históricos y necesitamos de esos momentos felices para construir historias nuevas y, a partir de esa memoria, buscarle sentido a la vida y a un proyecto que sea propio y que nos dé felicidad genuina y personal; no construyendo experiencias de felicidad con los otros, con lo que dice el jefe, con los amigos, etc.”.

Otro de los objetivos del Mentoring es buscar planes de vida con estrategia, pero no en el sentido convencional, pues muchas personas con empleos de 20 años, solo vieron en ese trabajo su plan de vida y, en algún momento, cuando sienten que los van a sacar o que ya no están cómodos en ese puesto, todo su plan de vida se frustra, pues durante años centraron sus expectativas en un solo escenario. Por eso, una de las herramientas de las que se vale el Mentoring es lo que Huertas llama ‘prospectiva’, que no es otra cosa que construir un plan de vida con diversas estrategias y diversos escenarios. Dice Huertas que, si bien su misión consiste en recuperar momentos felices, su deber es mostrar el camino. “El Mentoring no es el terapeuta que va a hacer que tú descubras. Yo tengo que enseñarte el camino”. Esta metodología resulta efectiva no solo para descubrir el proyecto de vida, sino para encontrar la ruta, y ese es un proceso en el que la persona no va a estar sola, sino con su mentor acompañando cada paso. De ahí que el campo de acción sea desde conseguir un empleo, un negocio o hacer empresa, hasta encontrar la pareja ideal o estudiar el posgrado que se quiere hacer en el exterior. Pues el gran lema del Mentoring no es lograr momentos de éxito, sino historias de éxito, que es lo que realmente cambia una cultura.

Para tener en cuenta

Estos son algunos tips prácticos para iniciar cualquier meta con Mentoring. Consiste en una serie de autopreguntas, que constituyen un primer gran paso:

  • Pregúntese: ¿qué tanto escucha sus sentimientos y sueños?
  • ¿Qué ejemplos ha seguido o sigue actualmente?
  • ¿Qué tanto confía en sí mismo?
  • Cuando aborda un problema, ¿consulta referentes o solamente reacciona?
  • ¿Ha sobrevolado en los fracasos y ha crecido con ellos?
  • ¿Asume conductas proactivas?
  • ¿Aprende de los errores?
  • ¿Sus imaginarios lo inspiran al cambio?
  • ¿Comparte sus experiencias y conocimientos relevantes?
  • ¿Ofrece, busca apoyo y aliento de manera comprometida?

Deja un comentario

© 2018 Mario Sigfrido Huertas López. Todos los derechos reservados. Desarrollado por: Digisap